Nacido en Argentina, hijo de padres franceses, el amor de Patricio Gouguenheim por el vino comenzó a los 7 años cuando le empezaron a dar un poco de vino mezclado con soda en las comidas.

Entre los años 1999 y 2002, el trabajo de Patricio (fusiones y adquisiciones) lo llevó a Mendoza, donde visualizó el despegue internacional de la vinicultura argentina.

Encontró una bodega muy antigua ubicada en Tupungato, en el Valle de Uco, con pequeñas piletas ideales para la producción de vinos de alta calidad, y ese fue el comienzo de su aventura en este maravilloso mundo.

Con una capacidad en vasijas de 1.500.000 litros (en piletas de hormigón), la construcción inicial de la bodega data de 1950. La construcción en niveles permite que la mayor parte de los movimientos del vino sean por gravedad.

Orientada desde sus inicios principalmente a los mercados de exportación, actualmente los vinos de Bodega Gouguenheim son distribuidos en 16 países.